Casa Guangualí

Un lugar esencial dentro de Casa Guangualí es la casa principal. Aquí se encuentra el comedor que es el espacio de encuentro por excelencia. Todos los días a la hora de las diferentes comidas, y también durante la noche, nuestros pasajeros se dan cita para compartir unos con otros. Al calor de una exquisita sopa de verduras, el pan calientito o cualquiera de las delicias que salen de la cocina, se van tejiendo historias, encuentros y amistades. Porque al final somos todos un reflejo de todos, y en esos momentos de cálida conversación, los miedos y distancias se van borrando y se produce lo mágico del ser humano: esa capacidad de entendernos y apoyarnos unos a otros.

Toda la comida que servimos en Casa Guangualí está hecha con cariño y preocupación por la calidad de nuestros ingredientes. Muchas de las verduras provienen de nuestra propia huerta y si no, son adquiridas en el valle mismo, para asegurarnos que su sabor sea perfecto. Las preparaciones son parte de la cultura culinaria de la región, mucha inventiva y más de algún secreto de naturaleza que hacen de ellas una verdadera fiesta al paladar y los sentidos.

En la casa también hay un living abierto a los visitantes que pueden usar para escuchar música, leer un libro o simplemente estar tranquilos a cualquier hora del día.