Infraestructura

Además de las cabañas, casa Guangualí dispone de otros espacios especialmente dispuestos para sus visitantes.

Sala de meditación

Especialmente diseñada para talleres, reuniones de trabajo, retiros y todo tipo de actividades grupales. Construida en madera y adobe, mantiene la calidez de las construcciones tradicionales chilenas con un toque zen que llama a la concentración y la tranquilidad mental. Equipada con datashow, equipo de música y amplificación; y baños completos aledaños.

Todos los días celebramos allí una meditación a las 20:00 h para cerrar y agradecer la vida. El sonido profundo y envolvente de los cuencos de cuarzo, con todo su poder para cambiar la frecuencia de nuestro ser, es el mejor pasaporte para vivir un momento de introspección y conexión profunda. En este espacio sagrado aprovechamos de consultar diferentes mazos de cartas en busca del mensaje que los seres de sabiduría nos quieran transmitir. Mención aparte tienen los ángeles, quienes nos hablan a través de su propio mazo indicando justamente aquello que necesitamos saber para continuar trabajando en nuestro desarrollo.

Terrazas y jardines

Son muchas las terrazas que rodean la casa principal desde donde podemos tener una vista privilegiada de los jardines, hoy en día llenos de flores. Para descansar, leer, conversar o simplemente sentir el viento en nuestra cara mientras disfrutamos de su sonido en medio de los árboles.

Piscina

Como aquí los cielos están azules gran parte del año, la temporada de piscina es más larga que en otras partes. Enmarcada en un jardín de cactus y rodeada de piedras, la piscina es el mejor lugar para tomar sol o refrescarse del calor. Ideal para pasar un rato divertido, cuenta con sillas para tumbarse y un par de mesas en las cuales se puede leer o tomar algo mientras se disfruta del entorno.

Fogón y temazcal

En lo alto del terreno hemos construido un espacio especial para ceremonias donde el fuego es protagonista y la música, muchas veces, su acompañante. Diseñado en piedra, el fogón es un círculo mágico que nos permite adentrarnos en los misterios de ese sagrado elemento que es el fuego, y compartir bajo las estrellas un momento de conexión con nosotros y con la naturaleza. Ocasionalmente celebramos allí temazcales, práctica de la medicina tradicional mexicana que sirve para depurar nuestro cuerpo y mente mediante el sudor, provocado por piedras calientes.

Huerto Orgánico

Una de las primeras cosas que hice cuando llegué a vivir acá, incluso antes de decidir dedicarme al turismo, fue un huerto. Quería disfrutar de la conexión con la tierra y de ver a los alimentos crecer ante mis ojos cuidados y protegidos.

Poder comer verduras cosechadas por mis manos, sin pesticidas ni agroquímicos, cuyo sabor y propiedades nutricionales fueran las mejores. Como la tierra en Guangualí es pródiga en sus frutos hoy tanto el huerto de verduras, como el huerto medicinal nos proveen de muchas cosas necesarias para nuestra cocina, además de ser un espacio de contemplación ideal para conectar con la sabiduría que yace en ellos.

Cielos Despejados